viernes

Alba

Dicen que el tiempo no se detiene
pero como negarme la esperanza
de un pequeño acto de magia
que me lleve hasta el sol,
convertirme en algun dios
creador de amaneceres,
o fluir detrás de tus ojos,
susurrarte encantos
de sabiduria aborigen
y llenarte el rostro
de sonrisas verdaderas

6 comentarios:

Liduvina dijo...

Precioso, sencillamente

Pio dijo...

Exacto.

victoria dijo...

hay un poema de ezra pound
que se llama alba.

me parece.

Anónimo dijo...

cuando lei "sonrisas verdaderas" se me llenó de atardeceres de rio el pecho y casi lloro.
adrian

Anónimo dijo...

cuando lei "sonrisas verdaderas" se me llenó de atardeceres de rio el pecho y casi lloro.
adrian

artemisa dijo...

Es difícil estar con alguien a quien susurrar. Es difícil conseguir sonrisas verdaderas. Es difícil encontrar alguien que hable del encanto de la sabiduría aborigen.

En tu creación has reunido magia y elementos simples, concretos y cercanos a la mano como los ojos, el rostro, el sol, la sonrisa... Y a la vez, algo que queda sin ser dicho. Quizás sea en ese punto donde resuena la belleza de tu poema.

Un abrazo.